EL UNIVERSL

El presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró la Megafarmacia del Bienestar, que presumió «será la farmacia más grande del mundo», y dijo que lo anterior es un paso más para que México convierta en realidad el sueño del acceso universal a la salud.

Previo al acto inaugural, el ejecutivo recorrió las instalaciones, ubicadas en Huehuetoca, Estado de México, en las que se observan anaqueles y cajas con medicinas.

«El objetivo es que se distribuyan todas las medicinas hasta en los pueblos más apartados de México, que a nadie le falten medicinas. Ese es el ideal que hoy comenzamos a convertir en realidad, ese sueño del derecho a la salud», detalló.

López Obrador dijo que en México la salud era para unos cuantos, y aseguró que dichos problema no tenían que ver con el presupuesto, «tenían que ver fundamentalmente con la corrupción».

«Presupuesto hay, el problema era la corrupción en todo, en la construcción de las obras, de los caminos, en la educación, en la salud, y este es el caso, se ejercieron como 200 mil millones de pesos en la compra de medicamentos y de equipos, pero por la corrupción no rendía ese recursos, de lo quedaban unos cuantos… … había 10 empresas encargados de la venta y distribución de las medicinas… … ahora con el mismo presupuesto que se gastaba, ahora alcanza para darle medicinas gratuitas a todo el pueblo de México», aseveró.

El primer mandatario destacó que la federación ya cuenta con todos los medicamentos para este año y para el año que viene: «no van a faltar. Vamos a ser muy probablemente el único país en el mundo con una farmacia de estas dimensiones».

El Presidente aprovechó para criticar a los políticos de oposición, a quienes cuestionó por criticar la megafarmacia.

«Si fuera el almacén de drogas más grande del mundo, entonces sí, las protestas, pero se trata de las medicinas, ¿qué les pasa? ¿Hasta dónde llega su insensatez?», expresó.

Andrés Manuel López Obrador aseguró que el principal objetivo de la megafarmacia es para «complementar» el abasto de medicamentos.

«Van a estar los medicamentos en los centros y hospitales, pero si llega el paciente y no hay la medicina, se podrá llamar a este centro de distribución y ya hay equipos recibiendo las llamadas, hay personal del IMSS, ISSSTE, y del IMSS Bienestar», concluyó.